Un cambio de dieta repentino puede afectar a los habitantes bacterianos de tu intestino

Come bien.

Durante mucho tiempo se ha tratado de entender qué funciones tienen las bacterias intestinales sobre la salud, frecuentemente podemos encontrarnos con estudios en ratones que sugieren una relación entre dichas bacterias y algunas enfermedades que van desde la obesidad hasta el autismo. Para hacer estudios de ese tipo los investigadores se han topado con algunos problemas cuando de humanos se trata, ya que es complicado lograr que las personas cambien su dieta durante semanas o meses.

En el año 2009 en la Universidad de Harvard, el microbiólogo Peter Turnbaugh demostró que en los ratones un cambio radical en la dieta afecta a las bacterias intestinales en tan sólo un día, con ese antecedente, Turnbaugh y Lawrence David (biólogo computacional en la Universidad de Duke, Carolina del Norte) decidieron investigar si un cambio en la dieta podría tener un efecto inmediato en los seres humanos, para ello reclutaron 10 voluntarios, le dijeron que durante 5 días sólo y únicamente podrían comer lo que ellos les proporcionaran. La mitad de los voluntarios (grupo 1) comió para el desayuno tocino y huevo, para el almuerzo costillas y pechuga y para la cena salami y algunos quesos. Los otros 5 voluntarios (grupo 2) comieron altas cantidades de fibra, vegetales, cereales, legumbres y frutas.

A partir de heces fecales, los investigadores aislaron bacterias antes, durante y después del experimento, así ellos pudieron determinar qué bacterias estaban presentes en el intestino durante esas tres etapas, junto con ello, también analizaron la genética de dichas bacterias.

En el grupo de las personas que comían mucha carne (grupo 1) existía mayor abundancia de tipos de bacterias. En sólo 4 días hubo un aumento de bacterias que pueden tolerar altos niveles de ácidos biliares que ayudan en la digestión de carne, y eso no es todo, también se observaron cambios en el metabolismo de dichas bacterias ya que se observó que los genes que participan en la descomposición de proteínas aumentaron su actividad. Con respecto a las bacterias presentes en las personas que consumieron vegetales y fibra (grupo 2), se observó que  había mayor actividad en los genes que descomponen los carbohidratos; la actividad de las bacterias que se estudiaron en éste experimento se puede comparar con la actividad que se observa en los animales herbívoros y carnívoros.

Evolutivamente hablando, el que las bacterias del intestino ayudaran tan rápido a lidiar con los efectos del cambio repentino en la dieta a través del rápido cambio de sus capacidades metabólicas, pudo haber sido un punto clave y útil para los primero humanos. En la actualidad, el tener la información del presente estudio puede tener algunas aplicaciones, por ejemplo, un cambio en la dieta se puede utilizar como un agente que pueda moldear a la flora intestinal con la finalidad de mejorar la salud.

Aún hay mucho que investigar al respecto, mientras tanto lo recomendable es tener una dieta variada con nutrientes y micronutrientes.

Fuente: http://news.sciencemag.org/biology/2013/12/extreme-diets-can-quickly-alter-gut-bacteria

Imagen: http://us.123rf.com/400wm/400/400/fedorkondratenko/fedorkondratenko1206/fedorkondratenko120600205/13965550-estofado-de-carne-con-vegetales-al-vapor-de-mini.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s